martes, 6 de noviembre de 2018

Altar para Luisiño


Luisiño murió a principios de año, fue casi de repente, no lo esperábamos, sus dolencias eran más graves de lo que nosotrxs sabíamos. Pudimos darnos el tiempo para acompañarlo en sus últimos días, así como muchxs amigxs y familiares.

Se fue acompañado.


Decidimos poner la foto de Luisiño con el último disfraz de carnaval que utilizó. Le gustaba hacerlo y los últimos años Marta se encargó de maquillarlo. Siempre sorprendiendo, sonriendo y presumiendo "Me maquilló Marthazul".


Gracias a lxs amigxs de Luisiño, supimos que a menudo utilizaba la expresión Xa! para zanjar muchos asuntos. 

Una vez al año intentaba ir a Canarias a pasar unas semanas con sus amigos y amigas de allá, y siempre nos traía algún recuerdo que llevamos toda la vida coleccionando. La hoja de la higuera la fuimos a buscar donde él nos dijo una vez que iba a buscar higos: la higuera del Molino de la Coca, en su aldea A Laxe.


Le gustaba ir, entre otros, al bar La Perla, a Os Arcos y al bar Campos, sobre todo los martes, porque sirven callos de tapas. Por eso le pusimos garbanzos y pan. Hace unos años, todas las tardes bajaba de su piso a La Marisquería Arosa para jugar la partida de cartas. 


En el altar hay una taza de vino tinto y un pocillo de café para recordar todas las veces que nos acompañó a comer porque era uno más de la familia.

También le gustaba jugar a la lotería, nos trajo de Canarias una participación de su último viaje por allá.

Después de su muerte fuimos a su piso por un encargo que nos pidió que le hiciéramos y descubrimos que aún guardaba la participación de lotería nacional impresa con una de nuestras ilustraciones.


Luisiño nació el 11 de mayo de 1937 y murió el 1 de abril de 2018, le hicimos una ilustración y publicamos su historia en nuestra web Boreal.


Augusto Metztli poniendo las flores de papel.


Marta pegando el papel picado.


Así se ve el altar iluminado por las velas.



El vídeo tiene de fondo la música de Celia Cruz con la canción de "La vida es un Carnaval".


lunes, 22 de octubre de 2018

Susie la bebé cerdita y los EsQues de nuestras clases de pintura


Además de pintar, nos gusta charlar de todo, reflexionar, escucharnos las unas a las otras, aprender las unas de las otras. Lo que se dice se piensa, y en ocasiones las muletillas están ahí enturbiando el pensamiento. Por eso hicimos el juego de Los EsQues, pensar y decir, sin utilizar la muletilla "es que..." y cada vez que la decimos metemos en una hucha 10 céntimos de euro.

En esta segunda edición hemos juntado casi 7€ que hemos redondeado a 10€ con los que amadrinamos entre todas a la pequeña Susie, una encantadora cerdita que cuidan y quieren lxs chicxs de Santuario Igualdad.


Gracias por aceptar jugar con nosotrxs, gracias por amadrinar a Susie, si nos lees y quieres sumarte, te dejo el enlace aquí www.santuarioigualdad.org/donacion

Nosotrxs y Susie te lo agradeceremos.

martes, 21 de agosto de 2018

Agüita


Un día después de la "Fiesta del Agua" en Vilagarcía de Arousa, en la que se desperdicia un cuarto de millón de litros de agua, nosotrxs fuimos por segundo año consecutivo a reflexionar y a disculparnos con el agua. El 17 de agosto es el día del "Canto al agua" en el calendario de Besos de Árbol dedicado al proyecto aliado Cantoalagua.


El ritual consistió en escribir con piedras del río la palabra "Agüita" inspirados en la canción del mismo título del disco "Río" de la banda colombiana "Aterciopelados".


Marthazul se metió en el río y comenzó a escribir.


"AGÜITA"


"Agua fresca, agua transparente, líquido precioso, neutral y potente, fluye en mi cuerpo, sutil alimento, masajeando mi alma, cosechando calma" Aterciopelados.


A.Metztli escribió con tiza la palabra "Agüita" a la orilla del río.





¡GRACIAS AGÜITA!

 

sábado, 23 de junio de 2018

A qué huele un árbol, land art y puentesía


Por Unha Marea na Vila, que es la coalición de partidos políticos locales EU - IU, Somos Maioría y Podemos de Vilagarcía, nos invitaron a formar parte de una actividad que realizaron a lo largo de la mañana y tarde del sábado 16 de junio de 2018. Recorrieron las zonas de petroglifos que hay en los alrededores del pueblo, muchos de ellos descubiertos gracias a los terribles incendios de hace años, al mediodía comieron en Fontefría y después se reunieron para compartir experiencias y recibir propuestas sobre cómo cuidar el monte Xiabre, mientras tanto nosotrxs hicimos algunas actividades y proyectos con lxs niñxs que asistieron a la jornada. 


Foto: cortesía de Silvia Calvo.

La primera actividad es una propuesta bellísima de Camila Rowlands, que consiste en utilizar todos nuestros sentidos para percibir el bosque al completo y en específico los árboles, las plantas, las flores y el río. Por eso les vendamos los ojos, para que afinaran el oído, el tacto y el gusto.


Olimos, tocamos y probamos el tronco de un árbol


Después tocaba usar los ojos y disfrutar de los diminutos habitantes del bosque, para eso le hicimos caso a Picasso, que se apropiaba de los espacios del mundo dibujándolos.





De repente alguien mencionó la palabra carballo, pero el resto de niñxs no sabía qué era un carballo, por suerte llevábamos la guía de árboles europeos de Allen Combes, les mostramos cómo utilizar la guía, vimos las características del carballo y comenzó la misión de encontrarlo, y después copiar sus características hojas. 


Hace unos meses pillamos por medio del financiamiento colectivo un divertido juego de Cuscusian*s para hacer land art. Son unas tarjetas que al combinarse sirven de guía para crear piezas efímeras de land art. Evidentemente les explicamos en qué consiste dicha disciplina artística.







A uno de ello le tocó agua, y para rellenar su pieza, iba a la fuente y guardaba el agua en su boca, llegaba a su pieza de land art y la escupía, y así hasta cumplir su objetivo :-)




Después del land art, hicimos algo de grabado de texturas del bosque, con el fin de tocar, tocar mucho.





También hicimos nuestro homenaje a los árboles caídos, pillamos el molde del tronco y a la forma resultante le buscamos un parecido con lo que les viniera a la mente. Después eso  lo afinaron y reforzaron con líneas y más colores.



Por último, y antes de merendar, habíamos recolectado algunas palabras de cada niño y niña, con ellos y muchas más haríamos "Puentesía", o lo que es lo mismo, llenar de poesías, de palabras y de dibujos un puente, y ahí había tres preciosos puentes sobre un río bellísimo.




Y el poético puente se lleno de más poesía.




Nosotrxs estábamos cansadxs, ellxs nos confesaron que no, que aún tenían energía para más, merendamos cerezas, palitos y cacahuates.


Dieron un beso de árbol, pero eso ya es otra historia.